domingo , 11 abril 2021 Contacto: [email protected] | Publicidad: [email protected]| Cel. 322 22 856 67

Llegó “Krokodil” a Puerto Vallarta: la Droga Más Peligrosa del Mundo

martes, 26 de noviembre del 2013

Carolina Gómez Aguiñaga
[email protected]
Prensaglobal.com
Puerto Vallarta, Jalisco

Una adolescente vallartense de 17 años fue la primera víctima de la que ha sido catalogada como la droga más peligrosa del mundo: la desomorfina, que es mejor conocida como “Krokodil o Lágrimas de Cocodrilo”, sustancia de preparación casera que literalmente se come a los adictos.

“Se ha presentado un caso de este droga en Puerto Vallarta, droga que ya llegó a la Ciudad de México y hay evidencia que también a Vallarta, altamente adictiva y barata y se puede consumir de tres formas como cocaína, heroína y cristal”, relató José Sotero Ruiz Hernández del Instituto Nacional de Migración.

“Hay un caso que nos tocó ver en el Seguro Social: la chava que consumía esta droga, en sus partes nobles tenía una infección y ya tenía podrido; no era por relaciones sexuales, explicó que tenía dos meses consumiendo krokodil. Tiene 17 años de edad. La joven dice que la venden igual que la cocaína en cualquier esquina”, señaló el funcionario federal.

En entrevista telefónica, el médico cirujano y experto en tratamiento de adicciones, el doctor Jorge Enrique Caballero Hernández, quien reside en Oaxaca y viene realizando una investigación sobre las terribles consecuencias de esta droga en México, comentó que Krokodil es la heroína de los pobres y es ahí donde reside también su alto impacto al ser de preparación casera y tener un costo entre los 8 y 10 pesos.

Detalló que es una sustancia que se elaboró desde hace 78 años y se conoce en el gremio médico como Dihidrodesoximorfina, es un análogo opiáceo, tiene la misma función que el opio pero distinta estructura. Desde que se empezó a desarrollar se identificó como altamente adictivo y esto originó que en 1932 saliera del mercado. Pero aquellas personas que son adictas buscando información en redes sociales o internet encontraron que mezclando codeína, yodo y fósforo podrían conseguir los efectos que deseaban.

En 2002 se presentan los primeros casos en Siberia central y en 2003 en Rusia. Únicamente personas que consumían heroína la preparaban.

“Para 2010 hay alertas porque llegaban a las salas de urgencias personas que tenían perdida del tejido, prácticamente los dolores eran impresionantes y se les caía literalmente la piel, sobre todo en zonas distales como dedos de las manos, pies y esto empezaba a generar alerta. Para ese entonces las personas adictas la heroína no solamente la combinaban con yodo y fósforo sino también utilizaban tinner, gasolina, ácido clorhídrico y esto empezó a generar más problemas”, mencionó el médico.

Para 2011 se dan a conocer casos en Alemania, en marzo 2013 en Argentina y el 16 de octubre en Estados Unidos. Los pacientes llegaban a los hospitales con inflamación de las venas, gangrena, necrosis de las células de la piel, pero no sabían por qué.

“Hay bases científicas que impiden pensar que la droga desomorfina genera el daño: es la combinación, es cómo la hacen de manera casera; obstruye los vasos sanguíneos, incrementa la tirotropina, la hormona estimulante de la tiroides, y que va desencadenando problemas metabólicos. Estas sustancias corrosivas generan las lesiones más aparte la adicción. Estas personas que son adictas presentan cansancio, episodios o efectos depresivos, generando intolerancia al frío, piel seca, caída de uñas y cabello, trastorno de memoria, estreñimiento como consecuencia de la sobredosis del yodo”.

-¿Con una sola vez de consumo se presentan síntomas? – “El efecto tiene duración de dos horas, pero la persona tarda 30 minutos en prepararla. En el primer momento que tiene contacto con el organismo actúa, casi más del 10% se metaboliza y actúa a nivel cerebral y en el resto empieza a generar daños a nivel vascular. Entre un mes de estársela inyectando puede morir hasta 3 años después, que es el periodo máximo de vida a partir de la primera dosis. Las lesiones no son fétidas: cuando tienen necrosis y no huele aunque está putrefacto, huele solo a medicamento, debe generar alerta y hay que sospechar del uso de droga”.

Scroll To Top